Cómo hacer un vermicompostador | Haz tu propio compost


¿Quieres hacerte un vermicompostador en casa? Presta atención a este vídeo porque hoy te voy a enseñar como hacer uno muy fácil de hacer, muy versátil y que se adapta a cualquier rincón de la casa. Para ello sólo vas a necesitar 3 cajas o bandejas de plástico. El sistema es muy sencillo. Aunque yo voy a hacer mi vermicompostador con 3 bandejas pequeñas, puedes utilizar unas bandejas más grandes si cuentas con el espacio. También puedes añadirle un par de bandejas más para poder compostar más cantidad a la vez. La bandeja inferior se encargará de recoger los lixiviados del proceso. Estos lixiviados son un líquido resultado del proceso de descomposición que diluido en agua, sirve como abono para tus plantas. Las bandejas superiores serán donde se lleve a cabo el proceso de compostaje. Allí iremos añadiendo los restos de frutas y verduras, primero en la intermedia y cuando ya este llena, en la de arriba. Las lombrices, cuando acaben con la primera bandeja, subirán ellas solas a la superior. para permitir el paso de las lombrices y el drenaje de los lixiviados, las bandejas necesitan estar conectadas entre si. Para ello, haremos agujeros en la base de las dos bandejas superiores. Las lombrices necesitarán oxígeno para realizar la descomposición de los restos que vayamos introduciendo, así que también conviene realizar agujeros en las bandejas donde se realizará el compostaje, para permitir la entrada de aire. Una vez tengamos claro dónde debemos realizar los agujeros, los marcamos con un rotulador y los realizamos con un taladro. Para empezar con la instalación, necesitamos colocar en la caja donde vamos a empezar a compostar un lecho. El lecho es la base, donde vivirán las lombrices y donde iremos añadiendo los restos de frutas y verduras. Hay muchos tipos de lechos posibles, uno fácil y sencillo es utilizar papel de periódico humedecido. Para hacerlo
Evita periódicos que utilicen tintas de color, ya que pueden resultar tóxicas para las lombrices.
Corta las tiras de periódico en tiras y humedécelas bien. El resulta debería ser esponjoso y húmedo, no encharcado. El lecho debe permitir que el aire circule durante todo el proceso. Si ves que se apelmaza,generando. añade tiras más tiras de papel seco. El lecho debería ocupar 3/4 partes de la bandeja. En él enterraremos los restos de verduras y frutas que vayamos generando Coloca las lombrices en el lecho. Yo encargué las mías en sustrato de fibra de coco, pero sí las tuyas venían tal cual puedes añadir un par de puñados de tierra o de sustrato. Es momento de empezar a colocar los restos de comida a compostar. Para ello es importante tener en cuenta dos cosas. La cantidad: es muy importante no sobre alimentarlas, se vuelven poco productivas y el proceso de compostaje se vuelve muy lento. Un truco fácil para saber cuanta comida echarle es calculando en base a cuantas lombrices añadiste. Si añadiste 1 kg de lombrices a tu compostador, limita la cantidad de residuos que añades a 0,5 kg al día. El método: Podríamos simplemente añadir los restos directamente sobre el lecho. Pero resulta mucho más efectivo enterrarlos. Dificultas que moscas y mosquitos encuentren el alijo. Facilitas a las lombrices la tarea, ya que a estas no les gusta la luz. También les aportas una buena dosis de carbono (que se encuentra en el papel) que les hace más fácil el proceso de compostaje También resulta útil enterrarlo cada vez en un lugar diferente, con este método las lombrices son más productivas y es fácil asegurarte de no saturar el sistema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *